15 noviembre, 2007

LENGUA QUE NO ANOCHECE

Encontre la mejor y mas vieja prenda para cubrir este frio y Sin querer recorde en donde estuve parada hace tres años. Descubri que la conmoción de aquellas horas siguen frescas. Naturaleza muerta quizá. Flores marchitas pero vivas y esplendorosas. Y no puedo dormir. Habia tanto que decir, habia tanto por hacer, y hoy mis horas son distintas. Mi sueño le pertenece a mis misterios y a los por menores que al menos hoy no quise encontrarlos en el cepillo de dientes, ni bajo la cama. Mi vida es un poco diferente a lo que se vislumbraba entonces. Ahora me rio de aquellos pesares, pero tambien anhelo la inocencia tras algunas sonrisas. Vi teñido el velo de sangre pero tambien revolvi lagrimas con otra saliva. Me gusta verme mejor aqui. Y me encantaria poder ver a aquella gente aun aqui, cerca y a mi lado. No siempre se tiene lo que se merece, a veces logramos romper silencios sin pensarlo. Habia tanto que decir y habia tanto por hacer que despues de tres años me doy cuenta hoy que solo me quedo una lengua que no anochece.

2 comentarios:

Gabriela dijo...

despues de tres años me doy cuenta hoy que solo me quedo una lengua que no anochece..."

Simplemente, me encanto.

Un saludo.

ElPoeta dijo...

Bendita sea esa lengua, Barbie querida. Tus palabras me han llegado bien profundo, llenas de madurez y de sensibilidad. Un beso dulce y emocionado,
V.